viernes, 10 de febrero de 2017

Reseña: La casa de las bellas durmientes - Yasunari Kawabata

El administrador del blog ThorOdinson64 me recomendó esta lectura y confiando -como siempre- en su buen criterio no dudé en hacerme con él*.
La casa de las bellas durmientes trata sobre la experiencia del viejo Eguchi cuando acude a la casa a dormir con jovenes vírgenes que narcotizadas no podrán recordar al hombre con quien compartieron el lecho.
La prosa del maestro Kawabata es más que elogiable, devoré cada frase y para cuando quise darme cuenta ya había terminado el libro.A pesar de la maestría del autor cave destacar el machismo de su personaje.
Me gusta como las chicas evocan recuerdos del pasado al anciano, siempre recuerdos de mujeres, de su relación con ellas (aquí empieza una a ver por donde van los tiros).
Es interesante -no lo voy a negar- entrar en la mente de Eguchi y ver el laberinto de ideas que le sugieren la presencia de las jóvenes pero me parece preocupante que se trate, un tema como la violación, tan a la ligera: Eguchi decide saltarse la norma de la casa y "hacer mujer" a su acompañante dormida perocambia de parecer al descubrir que es virgen. Y no se detiene ni un sólo segundo más a pensar en ello, ale, a otra cosa...
Hacen aparición otras tantas parafilias de un modo tan difuminado que podrían pasar inadvertidos para los lectores más pasivos, sin embargo yo no puedo pasarlo por alto.
Lo que me resultó más preocupante fue como parece que Eguchi no permite que los hombres se acerquen o cortejen a su hija pequeña por miedo a que ella pierda su virginidad. Hace tiempo leí un estudio de psicología que trataba sobre este tema, el padre al no poder ejercer una dominación sexual sobre la hija por su posición de padre impide que otros arrebaten a su "pequeña" su tesoro más preciado -su virginidad-.
Como comenté con el admin del blog anteriormente mencionado necesito leer más obras de este escritor para determinar si lo machista y enfermizo es solamente este libro o si resulta serlo él mismo.
En otras reseñas que he leído en la blogosfera se denuncia la falta de historia, pero yo creo que no hace falta más que leer entre lineas para descubrir que todo el libro gira entorno a un hombre que aún habiendo estado siempre bien rodeado de buenas mujeres nunca dejó de sentirse sólo y que una vez llegado a la vejez espera a la parca para abrazarla como a la vieja amiga con la que siempre ansió encontrarse.
Recomiendo su lectura siempre con el ojo critico bien abierto.

Tengo entendido que García Marquez se basó en esta novela para escribir Memoria de mis putas tristes, novela que espero poder leer en este 2017.

"Antes de dormirme cierro los ojos y cuento los hombres por quienes no me importaría ser besada. Los cuento con los dedos. Es muy agradable. Pero me entristece no poder pensar en más de diez."

No dejéis de comentarme si lo habéis leído si lo leeríais y todas esas cosas que os digo siempre.

*Si alguien quisiera leerlo lo tengo en formato ePub, contactad conmigo y os lo mando por email.

martes, 7 de febrero de 2017

Últimas noticias: #Decluttering

Curiosamente la primera entrada del blog trato sobre el decluttering (aquí la tenéis) y después de cuatro meses ya es hora de daros noticias de como me va en este respecto.
Este viaje está teniendo sus idas y sus venidas pero sin lugar a dudas el día que decidí emprenderlo fue un día digno de festejos. 
Antes de contaros de qué me he estado desaciendo encuentro interesante compartir con vosotras los cambios/mejoras esenciales que he experimentado en los últimos meses.
Para empezar ya no queda en mi vida gente que me haga daño ni actividades que me hagan infeliz. No hay tiempo para tonterías cuando pretendes llevar una vida significativa. Además, ahora más que nunca, tengo ganas de mantenerme activa (activa que no ocupada - más sobre esto en próximas entradas), no me da pereza salir a la calle, de hecho, disfruto mucho del aire fresco y la buena compañía. 
En cuanto a mi estrés y ansiedad han volado lejos. Sí señoras, soy todo calma ahora mismo (con mis pequeños cabreos aquí y allá, para que os voy a engañar).
A continuación os espera mi actualización, qué he seguido recortando, en qué he empezado a gastar, todo ello, llevándome poco a poco a una vida más sencilla y llena (viva la redundancia) de vida. 

1. Ropa y zapatos
Sólo os voy a decir que casi toda mi ropa cabe en un cajón (quitando camisas, vestidos y chaquetas) y además sólo tengo cinco pares de calzado (unas botas de invierno, zapatillas, dos sandalias y unos tacones). Lo justo y necesario, y aún así aún siento que sigo teniendo que revisar. 
2. Recuerdos
Por una parte decidí deshacerme de todo aquello que me recordara a alguien que me hubiera hecho daño en el pasado. Todo fuera = un lastre menos en mi vida.
Lo siguiente fue revisar mi caja de "notitas de clase" que no quería tirar hasta que dí con la app Tiny Scanner y ahora están en un pdf sin malgastar mi escaso espacio físico.
Mis diarios de cuando era pequeña los eché ha reciclar, tras revisarlos no encontré en ellos nada que me hiciera sentir la imperiosa necesidad de releerlos y mucho menos de guardarlos.
Y por último, las cosas que hice en los campamentos del scout han sido fotografiadas y llevadas a reciclar.
3. Libros
Si bien es cierto que ya había dejado ir un par de libros ahora me encuentro preguntándome a mi misma "¿querrías que tus hijos leyeran este libro?"... Si la respuesta es no va al montón de donativos.
Antes los donaba a la biblioteca pública de mi distrito (a parte, por supuesto de mi iniciativa que encontraréis en la entrada antigua). Tras una mala experiencia, en la que se me trató con desdén y se cogieron mis libros como si de basura se tratase decidí encontrar asociaciones que dieran buen provecho del tiempo y dinero que yo estaba dispuesta a donar. En esa búsqueda dí con la iniciativa Libros en Movimiento y descubrí que una de mis librerías favoritas, Librería Libu, acepta donativos, cuya venta irá integramente a fines benéficos. 
4. Juegos de mesa
En mi familia somos mucho de juegos de mesa pero eso de conservar hasta los que conservan el precinto desde el día que se compraron no tiene sentido alguno. Los he donado, harán feliz a una familia como no pudieron hacernos a nosotros.
5. Experimentar
El nombre de este punto puede sonar raro, pero tranquilas, no lo és en absoluto. He empezado a "consumir experiencias", en vez de gastar mi dinero en materia que añadiese peso a mi vida he empezado a hacerlo en pequeñas acciones que me hacen poco a poco más feliz.
Como bien sabréis las que me seguís en Twitter he empezado a ir a clases de Danza Oriental, años queriendo ir sin tener dinero para ello y el minimalismo me ha abierto los ojos. Mis gastos sólo estaban mal gestionados (y eso que siempre he presumido de mi buena gestión, que ingenua).

Cómo veis voy despacio y con buena letra, sin pausa pero sin prisa. Me encantaría saber como lo lleváis vosotras, ¿Vais a iniciaros? ¿hay algún espacio en tu vida que necesite limpieza a fondo? Como siempre os digo, es un placer leeros en los comentarios así que no dudéis en hacerlo.

P.D: No me olvido de que me pedisteis que os enseñara la organzación de mi armario, paciencia, tiempo al tiempo...

viernes, 3 de febrero de 2017

#BRALESS. La aventura continua

Como algunas recordaréis, el pasado octubre escribí una entrada sobre mi primer acercamiento con el tema del braless. Os dejo la entrada por aquí.
Bien, desde esa entrada ya no soy tan pava, mi forma de percibirlo se ha naturalizado, como dijo Irantzu Varela ayer en su ponencia "Que sólo te has quitado el sujetador nena".
Antes de daros algunos consejos para sentiros con más confianza a la hora de hacerlo quiero contaros algunas experiencias graciosas que he vivido, para que veáis que aunque el camino no siempre es de rosas seguir adelante es la mejor alternativa.
El otro día quede con unos colegas para echar unas cervezas y jugar a juegos de mesa en casa de uno de ellos. Entre una cosa y otra acabamos jugando al Jenga. La torre ya estaba bastante alta y me tocó poner una pieza de la base, me agaché a cojerla la pieza con sumo cuidado, estaba tan concentrada que no caí en la cuenta de que uno de mis acompañantes podía verme claramente el canalillo (que sin sujetador no es tan de revista) ya que mi camiseta (recortada y muy cedida) se había resvalado más de lo normal. Él, discretamente me recolocó la camiseta, entonces caí en la cuenta y me puse rojo escarlata. 
En otra ocasión, se me notaban los pezones a través del jersey y un niño, que pasó a mi lado, le preguntó a su madre haber que era eso que se le marcaba a la chica en las "tetitas". La pobre mujer no sabía donde meterse.
Como veis, pueden llegar a pasar cosas curiosas por las que reírte al día siguiente. Además merece la pena, por mucho que te miren tus amigxs como si se te hubiera ido la olla. Desde que empecé, no os voy a mentir, sigo usando el sujetador, pero si voy a salir en un plan informal no me molesto en ponérmelo. Ya no me salen marcas ni sarpullidos bajo el pecho por el sudor y el roce de la tela, me los noto más firmes, menos blandos y además, me duelen menos durante el periodo.
También deciros que los pechos no tienen que estar a la altura que nos los dejan los sostenes (y si usáis push up ya ni hablamos), el pecho tiene que tener una ligera caída (especialmente los de mayor tamaño) y tenemos músculos que se ocupan de su sujeción.

A continuación os dejo con algunos truquitos/consejos que me han mantenido en este camino de liberación.
  • Usar camisetas con cuello bajo o de escote redondo. En mi caso, me gusta usar camisetas de la sección de chico porque son más largar y menos ceñidas, así que para no sentirme ahogada por los cuellos tan cerrados los recorto. Dan un toque muy underground y sin sujetador os aseguro que quedan genial.
  • Ocultar los pezones con tiritas o esparadrapo de papel. Sinceramente yo esto ni me molesto en hacerlo. Me planteé comprarme unas pezoneras de silicona pero en mi opinión no es necesario, ellos también tienen pezones marcando en las camisetas y nadie hace un drama de ello.
  • Para ganar confianza empezar siempre con un jersey o sudadera por encima, queda más discreto y ayuda en el proceso de liberación hasta que te dé igual lo que piensen los demas.
  • SIMPLEMENTE HAZLO, hazlo por tí, porque te apetece y ya está, que el resto se meta en su propia vida y si no, dales envidia siendo libre.

¿Tenéis algun consejo adicional o experiencia que queráis compartir? Dejadmelo en los comentarios, me encantará leer lo que tengáis que decir.